Banner del sitio de Fundación Don Pedro

LOS PRINCIPIOS NO TIENEN PRECIO

Hay descuidos que evidentemente cuestan muy caros, esta es nuestra historia...

Fundación Don Pedro es una asociación civil sin fines de lucro con personería jurídica aprobada por el MEC el 26/04/04, dedicada a la educación de niños en zonas carenciadas, apoyo a escuelas públicas de contexto socio-cultural crítico y erradicación de asentamientos.

Fue fundada por la familia Deambrosi-Irigoyen en 2003 y a la fecha ha sido intermediaria en la donación de más 3.000.000 de pesos a escuelas uruguayas de bajos recursos (favoreciendo directamente a más de 30.000 escolares), ha enviado profesores especiales para complementar la educación en 15 escuelas públicas, ha destinado 695.000 dólares a la educación, salud y bienestar de 350 niños y adolescentes del barrio Cruz de Carrasco, y ha contribuido a la erradicación del asentamiento “Villa del Chancho” con la donación de 11 hectáreas, entre otros proyectos. Todo esto se hace sin recibir ningún tipo de apoyo económico del Estado.

Desde la puesta en funcionamiento de la organización se han pagado normalmente todas la cargas tributarias que el gobierno indica, se realizan los aportes patronales por la totalidad de los empleados desde el momento que ingresan a trabajar, como es debido.

El descuido se ocasionó en la presentación anual de las planillas de trabajo, donde en una planilla de 20 funcionarios había información de 21. El costo de esta ampliación era de 2 UR, pero el Ministerio de Trabajo decidió premiar nuestro trabajo social con una multa de 45 UR que luego bajó a 30. La decisión del Presidente de la Fundación, Sr. Rodolfo Deambrosi fue no abonar esta suma, ya que no consideramos justo tener que pagar una multa por un descuido administrativo que no afecta en nada al sistema, para que nos permitan continuar haciendo el trabajo que debería hacer el Estado. No es una cuestión de dinero (y las sumas invertidas en la Fundación lo demuestran), es una cuestión de principios, de valores que evidentemente no existen en la órbita del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Es una cuestión de principios y los principios no tienen precio.

El MTSS ha decidido trabar un embargo a nuestra institución, actitud que nos hiere profundamente. En respuesta, Fundación Don Pedro lamenta verse en la obligación de enviar a la totalidad de su personal a seguro de desempleo a partir del 1 de diciembre próximo.

Señor Ministro, este error de conceptos afectará el sustento de más de 40 familias del personal, la educación de 350 niños de la Cruz de Carrasco, el apoyo a los asentamientos y a más de 60 escuelas de nuestro país.

Si la burocracia no admite errores justamente en este caso, entonces ni siquiera debería existir. Jugar con la asistencia social, la educación, y el trabajo de los uruguayos no es un error, es un horror.


FUNDACION DON PEDRO
"El placer de ayudar"